GESTIÓN EMOCIONAL: ‘MI MOCHILA EMOCIONAL’

Estándar

¿Cuántas veces no has podido sostener tus decisiones por haberlas tomado cuando una emoción, positiva o negativa, te embargaba? ¿Cuántas veces te has arrepentido de haber dicho o hecho algo en una situación límite? ¿Sientes que cada vez que estás a punto de alcanzar una meta, algo o alguien te lo impiden?

Si entiendes la vida como un devenir de situaciones diversas originadas no solo por tus decisiones, sino también por cambios fuera de tu alcance, significa que  ya has dado tal vez el paso más importante en el camino hacia tu crecimiento personal o madurez emocional. Lo que se llaman problemas no es otra cosa que cambios en los planes. Dentro de una planificación pertenecerían al rubro de los ‘imprevistos’, pues no se sabe cuándo, cómo ni de dónde vienen; pero sí, que llegan en el momento menos esperado. Si bien es cierto, en este sentido te toman por sorpresa, no debieran tomarte desprevenido(a).  Un ejemplo claro de esta idea, serían los movimientos sísmicos: no se sabe el día ni la hora en que sucederán, pero sí, que se producirán; sin embargo, si tienes preparada y a la mano la ‘mochila de emergencia’, afrontarás la situación de la mejor manera.

Entonces, ¿Por qué es importante establecer los problemas como ‘imprevistos planificados’?

Es inevitable que los problemas vengan, pero es evitable que te devasten… emocionalmente. Ya sabes que los problemas producen emociones negativas; y los logros, positivas; lo que debes  conocer es cuál es tu actitud ante esas emociones, de tal manera que aprendas a gestionar tus emociones para obtener el máximo provecho posible de cada situación.mis-emociones

¿Cuál es tu actitud luego de vivir emociones intensas: reactiva o proactiva?

Si ante una emoción negativa, optas por retraerte, aislarte o huir de la situación; y ante una emoción positiva, sueles relajarte y descansar holgadamente: tu actitud es reactiva. Si, por el contrario, ante la primera, te impulsas, te automotivas, y buscas nuevas estrategias o rumbos; y ante la segunda, aprovechas el buen momento y vas por más: tu actitud es proactiva.

gestion-de-emociones

RESUMIENDO: Si preparas tu ‘mochila emocional’ con actitudes proactivas ante toda circunstancia, pasarás de ser un simple espectador a convertirte en el actor principal de tu vida.

Doris Guevara de Prendel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s