Trázate objetivos, no expectativas y… toma el control de tu vida

Estándar

Un hombre se encontraba agachado buscando algo debajo de un farol. Al verlo, un policía que pasaba por el lugar, le preguntó qué estaba haciendo; a lo que el individuo respondió: ‘Estoy buscando las llaves de mi auto’.  ‘¿Se le cayeron por aquí?’ indagó el guardia interesado en ayudarlo. ‘No, se me cayeron en aquella esquina’  contestó el hombre, visiblemente embriagado, y ante el estupor del policía, explicó: ‘Pero aquí hay más luz’.

¿Cuántas veces has actuado de una manera tan absurda como el hombre de esta historia, tratando de encontrar lo que buscas en  lugares improbables, solo porque en ellos ‘hay más luz’?

Estos lugares son conocidos como la zona de confort. Y estás tan adaptado(a) a ella que la sola idea de salirte de sus linderos te desestabiliza. Probablemente, eres de las personas que afirman que ‘más vale malo conocido, que bueno por conocer’; ya que describe con claridad tu actitud y es la razón por la que continúas en ese empleo en el que ya no te sientes a gusto, o sigues insistiendo en esa relación que solo te aporta desgaste emocional, o no te das la oportunidad de iniciar una nueva relación o un nuevo proyecto porque fracasaste una vez y, tal vez, también sostengas que ‘más vale estar solo(a) que mal acompañado(a)’.

Lo cierto es que quienes no se atreven a salir de su zona de confort, se pierden de conocer el mundo de oportunidades que hay afuera; por supuesto que nada está garantizado, pero quedarse dentro, solo les garantiza la mediocridad y el hastío, pues  permanecer en ella no equivale a bienestar, sino a comodidad.

¿Te atreverías a dar el gran salto?

salto

El primer paso para dar el salto de tu zona de confort hacia la zona de autorrealización, es prepararte para pasar por la zona del miedo. Como el miedo te produce inseguridad, debes llevar contigo algo que te la brinde y ello es un objetivo. A diferencia de una expectativa, que es una esperanza centrada en el futuro y en que algo externo suceda fuera de tu intervención, lo que equivale a una actitud pasiva y por tanto nada segura; un objetivo es una meta que implica trabajar en el presente y que solo depende de ti, de una actitud activa basada en acciones concretas.

evolucion-personal

Entonces, un objetivo…

  1. Es específico, es concreto y no ambiguo.
  2. Es medible, si lo puedes medir, lo puedes controlar.
  3. Es alcanzable, un paso a la vez, cada pequeño logro te sirve de automotivación.
  4. Tiene un plazo, una fecha de vencimiento que contribuye a la autodisciplina y a la auto exigencia.
  5. Es realista, debe ser trazado dentro de tus capacidades y circunstancias en el momento presente; lo cual no significa limitarte; por el contrario, con cada experiencia, mejorarán tus capacidades que modificarán tus circunstancias; y estarás en condiciones de proponerte nuevos desafíos.

RESUMIENDO: Atrévete a salir de tu zona de confort, trázate un objetivo y hazlo posible.  Sé realista, pero jamás dejes de soñar… tu vida es el resultado de tus decisiones, no de tus condiciones.

“El Pesimista, se queja del viento… el Optimista, espera que cambie… el Realista, Ajusta las velas…   ” William George Ward

Doris Guevara de Prendel

Anuncios

GESTIÓN EMOCIONAL: ‘MI MOCHILA EMOCIONAL’

Estándar

¿Cuántas veces no has podido sostener tus decisiones por haberlas tomado cuando una emoción, positiva o negativa, te embargaba? ¿Cuántas veces te has arrepentido de haber dicho o hecho algo en una situación límite? ¿Sientes que cada vez que estás a punto de alcanzar una meta, algo o alguien te lo impiden?

Si entiendes la vida como un devenir de situaciones diversas originadas no solo por tus decisiones, sino también por cambios fuera de tu alcance, significa que  ya has dado tal vez el paso más importante en el camino hacia tu crecimiento personal o madurez emocional. Lo que se llaman problemas no es otra cosa que cambios en los planes. Dentro de una planificación pertenecerían al rubro de los ‘imprevistos’, pues no se sabe cuándo, cómo ni de dónde vienen; pero sí, que llegan en el momento menos esperado. Si bien es cierto, en este sentido te toman por sorpresa, no debieran tomarte desprevenido(a).  Un ejemplo claro de esta idea, serían los movimientos sísmicos: no se sabe el día ni la hora en que sucederán, pero sí, que se producirán; sin embargo, si tienes preparada y a la mano la ‘mochila de emergencia’, afrontarás la situación de la mejor manera.

Entonces, ¿Por qué es importante establecer los problemas como ‘imprevistos planificados’?

Es inevitable que los problemas vengan, pero es evitable que te devasten… emocionalmente. Ya sabes que los problemas producen emociones negativas; y los logros, positivas; lo que debes  conocer es cuál es tu actitud ante esas emociones, de tal manera que aprendas a gestionar tus emociones para obtener el máximo provecho posible de cada situación.mis-emociones

¿Cuál es tu actitud luego de vivir emociones intensas: reactiva o proactiva?

Si ante una emoción negativa, optas por retraerte, aislarte o huir de la situación; y ante una emoción positiva, sueles relajarte y descansar holgadamente: tu actitud es reactiva. Si, por el contrario, ante la primera, te impulsas, te automotivas, y buscas nuevas estrategias o rumbos; y ante la segunda, aprovechas el buen momento y vas por más: tu actitud es proactiva.

gestion-de-emociones

RESUMIENDO: Si preparas tu ‘mochila emocional’ con actitudes proactivas ante toda circunstancia, pasarás de ser un simple espectador a convertirte en el actor principal de tu vida.

Doris Guevara de Prendel

Cómo construir una sólida relación de pareja

Estándar

amor-es

He querido iniciar este nuevo proyecto, con un tema que es el más recurrente en mis sesiones de coaching: el amor de pareja. Y, aunque de esto se ha escrito (y dicho) mucho, deseo compartirles unas ideas que suscribo en tu totalidad.

Durante mi niñez y adolescencia, recordarán los de mi generación (70s), estaba de moda unos dibujitos de “Amor es…” incluso, juntábamos figuritas para completar álbumes. En uno de ellos, leí la siguiente reflexión: “Amor no es mirarse uno al otro, sino mirar juntos en la misma dirección”. Este sencillo, pero verdadero pensamiento quedó acuñado en mi ser; y a lo largo de mi vida de pareja, en las situaciones más difíciles, lo traía a mi mente, porque siempre guardé la ilusión de tener a mi lado a ese amor verdadero con quien pudiera mirar confiada y en confianza . Por supuesto que hay desavenencias (cuándo no las hay entre dos), pero no luchas ni mucho menos batallas o lo que es peor guerras sin declarar o declaradas porque todo ello, puedo afirmarlo: “Amor NO ES…”

De las muchas claves existentes que ayudan a construir una relación duradera, me quedo con las siguientes:

1.   Formar equipo con él o ella.

Actualmente, no hay rol específico de lo que compete a cada uno. Tareas como lavar platos, cocinar, sacar al perro, limpiar la casa, bañar a los niños (si los tuvieran), debieran ser realizadas alternadamente, sean de nuestro agrado o no; de esa forma, la pareja sentirá alivio y sabrá que puede contar con el otro en toda circunstancia.

2.   Expresar los desacuerdos y negociarlos.

Quedarse en silencio o guardar lo que verdaderamente sentimos o nos molesta, solo sirve para albergar resentimientos y rencores que, a larga, matan el amor. Ahora bien, expresar no es imponer los deseos o puntos de vista; aprender a negociar es la clave para llegar al punto en el que los dos ganan.

3.   No hablar de los defectos de nuestra pareja ante otros.

Esto afecta no solo la imagen de él o ella, también afecta  la nuestra; porque los demás se preguntan: “Si está tan mal, entonces por qué siguen juntos? ¿Será porque son iguales?

4.   Ser uno mismo.

No intentar ser otra persona o la persona que mi pareja desearía tener. Incurrir en este error es agotador, porque en algún momento haremos algo por lo que se nos juzgará, es mejor aceptarse uno mismo como es para que los demás también nos acepten tal cual somos y con mayor razón, la persona amada.

5.   Aprender a dar para recibir.

Muchas veces pedimos e, incluso, exigimos más de lo que nosotros mismos estamos dispuestos a dar. Seamos equitativos.

6.   Crecer como pareja, empieza con el crecimiento individual.

Al crecer el individuo en el aspecto humano, profesional o laboral, va ampliando sus horizontes y ello contribuye a hacerlo una mejor persona; lo que finalmente redunda en el crecimiento como pareja.

7.   Desterrar el estereotipo comercial de belleza y esbeltez en nuestra pareja.

No nos pasamos la vida con un modelo de perfección, sino con un ser humano con el que hemos decidido compartir todos los momentos buenos y los no tan buenos; así como nuestros más y nuestros menos.

8.   Ser humildes, sin dejar de ser dignos.

Aprender a reconocer nuestros errores nos hace dignos. No confundamos orgullo con dignidad, el orgullo es a la dignidad lo que el vestido al cuerpo, el orgullo es exceso y la dignidad equilibrio.

RESUMIENDO: La calidad del amor que brindamos es la calidad del amor que nos tenemos a nosotros mismos,  aceptémonos, reconozcamos nuestros errores y caminemos hacia la mejor versión de nosotros mismos.